Los peligros del amianto

Jun 5, 2019 | Mantemiento | 0 Comentarios

El amianto es un mineral de origen natural que se caracteriza por su estructura fibrosa y resistencia a altas temperaturas, al desgaste y a agentes químicos o biológicos. Hasta finales del siglo pasado se utilizaron materiales con amianto en la construcción, en las industrias y en el transporte.

Un material peligroso

La peligrosidad de los materiales con amianto radica en las fibras que lo componen. Cuando éstas fibras no visibles pasan al aire y son respiradas, se acumulan en el sistema respiratorio. Cuánto más exposición, más probabilidad de contraer una enfermedad relacionada con las fibras de amianto: mesotelioma pleural, asbestosis, cáncer de pulmón o placas pleurales. Las enfermedades relacionadas tienen un tiempo de latencia largo, de 10 a 40 años, y por eso es importante prevenir la exposición actual. El hábito de fumar es también un catalizador del desarrollo de las enfermedades relacionadas con las fibras de amianto.

En España, la presencia de amianto está muy extendida en los materiales del grupo del fibrocemento: placas de cubiertas, tuberías, depósitos de agua, paneles, etc.
Es muy común la presencia de placas (también llamadas Uralita, uno de sus principales fabricantes), bajantes o depósitos de agua, en viviendas particulares.
También ha sido encontrado fácilmente en aislantes de hornos y conductos; juntas de conductos, calderas y equipos a temperatura; en forma de proyectados de resistencia al fuego; masillas y pinturas.
Estos materiales con amianto suponen un riesgo en función de su estado de conservación y su localización. Como se ha comentado, el riesgo se materializa al
pasar las fibras de dichos materiales en el aire ambiente.

En el año 2002 se prohibió definitivamente el uso y comercialización de todos los materiales con amianto. Actualmente, la ley de referencia es el Real Decreto 396/2006
que específica cómo se debe abordar la evaluación de riego y la retirada de materiales con amianto.

La retirada de materiales con amianto la debe acometer una empresa especializada en estos trabajos, que dispone de los equipos humanos preparados y de los equipos y materiales específicos para este tipo de trabajos. Todas las empresas que tienen amianto en sus instalaciones o bien se dedican a su manipulación o retirada, deben formar parte del registro de empresas con riesgo de amianto (RERA).
En los trabajos de retirada se utilizan protecciones personales y colectivas que tienen el objetivo de minimizar la liberación de fibras. Además, se deben realizar unos
controles ambientales con el fin de garantizar unos límites de concentración de fibras en aire bajos.

Como paso previo a la realización de una reforma o derribo, la identificación de los materiales sospechosos es muy importante para prevenir una mala práctica en estos
trabajos. Para conocer si un material contiene amianto se puede realizar una analítica del material mediante microscopía óptica

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *